Inicio / Noticias / Curiosidades / Ella estaba tranquilamente bañandose en una piscina pública y la expulsaron por culpa de su cuerpo

Ella estaba tranquilamente bañandose en una piscina pública y la expulsaron por culpa de su cuerpo

Tori Jenkins, de Tennesse, tiene 20 años y estaba nadando en la piscina de su urbanización con cinco amigos y su novio cuando le ordenaron que saliese de allí porque su cuerpo era demasiado curvilíneo y su bañador podía excitar a los adolescentes masculinos.

La llevaron a un espejo para que viese por ella misma lo inapropiado que era. “Se lo que parezco, me he comprado un bañador, no es un tanga,” dijo Tori.

El hombre le dijo que tenía más curvas que otras mujeres y que, por lo tanto, debía comprarse un bañador normal que cubriese todo su culo. Jenkins se vio obligada a decir que su culo era más grande de lo normal y que por eso su bañador podía parecer un tanga mientras caminaba.

Tyler Newman es su pareja y compartió la historia y las fotos de su novia en facebook. Después de esto, Tori se ganó la simpatía de muchos.

“Solo me gustaría decir que estoy realmente sorprendida por todo el apoyo que he recibido,” escribió Tori en su página de facebook después de que la publicación de Tyler tuviese cerca de 18.000 compartidos. “Gracias a todos, realmente no sabéis lo mucho que significa para mí. Distraerme con mis amigos, el trabajo y vuestros maravillosos comentarios han hecho que este proceso sea mucho más fácil”.

La pareja paga una cuota de 260€ de comunidad para mantener la piscina además de un alquiler mensual de 900€ por el piso

“Nunca he sido testigo de acoso sexual y/o de la cultura de la violación hasta hoy,” añade Tyler. “Nunca había visto a mi prometida con tanta vergüenza hasta el punto de no poder mirar a sus mejores amigos a la cara. Nunca la vi llorar como lo hizo en nuestro apartamento. Y todo se debe a que algunos ignorantes piensan que pueden vigilar el tamaño y la forma de su cuerpo”.

En las redes sociales mucha gente ha expresado su indignación por la historia y la animaron a quererse tal y como era. Ha recibido muchísimos comentarios y aunque la mayoría eran principalmente positivos, también había algunos negativos que consiguieron que Jenkins borrase una imagen que mostraba la parte frontal de su bañador.

“La quite después de leer muchos comentarios negativos sobre mi estómago y otros muchos comentarios sexuales y explícitos,” escribió en una publicación. “Lo que quiero destacar con esta publicación es que nadie tiene derecho a hacer que me sienta incómoda en mi propia piel. No hay derecho a eso.”

Tori aprendió que no debes sentirte mal y tienes que mantener la cabeza alta y ser positivo en tu vida. No puedes permitir que nadie te haga sentir menos de lo que realmente vales.

¿Qué te ha parecido la historia de la piscina?

¡No olvides compartir con todos tus amigos!

Fuente: Twentytwowords | Dailymail | Mirror

Comentarios
error: Contenido Bloqueado