"A medida que la guerra se intensifica, prepárese para un aterrador colapso de nuestros sistemas alimentarios y energéticos jamás antes vistos": Experto internacional

"A medida que la guerra se intensifica, prepárese para un aterrador colapso de nuestros sistemas alimentarios y energéticos jamás antes vistos": Experto internacional

Por Michael Snyder  /  The Economic Collapse

Traducido por el equipo de Sott.net

Si crees que tu vida continuará con normalidad porque la guerra entre Rusia y Ucrania está al otro lado del globo, deberías pensarlo de nuevo. Ya nos enfrentábamos a la peor crisis energética desde los años 70 antes de que estallara la guerra, y Rusia es uno de los productores de energía más importantes de todo el planeta.

A medida que los mercados energéticos se vean sumidos en una mayor agitación, los precios de la energía alcanzarán cotas sin precedentes. Y como he documentado en repetidas ocasiones en los últimos meses, la crisis alimentaria mundial no ha hecho más que empeorar a medida que los suministros mundiales de alimentos se han ido estrechando cada vez más. 

Normalmente, Rusia y Ucrania exportan grandes cantidades de alimentos al resto del mundo, pero la guerra va a cambiar eso. Realmente nos enfrentamos a un horrible colapso de nuestros sistemas alimentarios y energéticos, y eso va a afectar a todos los hombres, mujeres y niños de todo el planeta.

Empecemos por echar un vistazo al impacto que esta guerra tendrá en el suministro de alimentos. Incluso el Washington Post admite que la guerra en Ucrania probablemente “elevará aún más los precios de los alimentos en Estados Unidos”…

La invasión rusa de Ucrania podría hacer subir aún más los precios de los alimentos en Estados Unidos, ya que la región es uno de los mayores productores mundiales de trigo y algunos aceites vegetales. Y las interrupciones podrían prolongarse durante meses o incluso años, ya que la producción de cultivos en la zona podría detenerse y tardar en reanudarse.

Esta nueva sacudida inflacionaria se produce en un momento en que los mercados mundiales siguen sometidos a una gran tensión debido a las perturbaciones relacionadas con la pandemia. Los cambios de precios han afectado a los precios de los productos básicos en los últimos días y podrían repercutir pronto en el aumento de los costes en las tiendas de comestibles y los restaurantes.

Los precios de los alimentos ya han subido de forma muy agresiva en todo el mundo, lo que ha empujado al hambre a millones y millones de personas pobres que se encuentran en la parte inferior de la cadena alimentaria económica.

Pero ahora esta guerra amenaza con llevar esta crisis a un nuevo y peligroso nivel, porque Rusia y Ucrania suelen producir “casi una cuarta parte del trigo mundial”…

Rusia y Ucrania producen conjuntamente casi una cuarta parte del trigo mundial, que alimenta a miles de millones de personas en forma de pan, pasta y alimentos envasados. Estos países son también proveedores clave de cebada, aceite de girasol y maíz, entre otros productos.

Así que si las exportaciones de esas dos naciones en guerra se reducen o se cortan por completo, ¿cómo vamos a sustituir esa producción?

¿Alguien tiene una respuesta para eso?

En conjunto, Rusia y Ucrania suelen representar “el 29% de todas las exportaciones de trigo y el 75% de las exportaciones mundiales de aceite de girasol”…

Ucrania es el cuarto exportador mundial de maíz y trigo. También es el mayor exportador mundial de aceite de girasol, un importante componente del suministro mundial de aceite vegetal. Juntos, Rusia y Ucrania suministran el 29% de todas las exportaciones de trigo y el 75% de las exportaciones mundiales de aceite de girasol, dijo Kelly Goughary, analista principal de investigación de Gro-Intelligence, una plataforma de datos agrícolas.

Esto no es sólo malo.

Esto es realmente malo.

Anteriormente, he escrito sobre cómo la producción agrícola mundial va a disminuir en todo el mundo en 2022 porque los precios de los fertilizantes han empezado a descontrolarse. De hecho, sólo en África se prevé que este año no se produzcan alimentos suficientes para alimentar a 100 millones de personas debido al escandaloso coste de los fertilizantes.

Bien, ¿adivina qué?

Resulta que Rusia es uno de los mayores exportadores mundiales de fertilizantes

Rusia es un actor mundial clave en materia de gas natural, un importante insumo para la producción de fertilizantes. El aumento de los precios del gas y los recortes de la oferta harán subir aún más los precios de los fertilizantes. Rusia es uno de los mayores exportadores de los tres grandes grupos de fertilizantes (nitrógeno, fósforo y potasio). Los cortes de suministro físico podrían inflar aún más los precios de los fertilizantes.

Un experto entrevistado por el Washington Post admitió que “nos dirigimos a una crisis de suministro que será difícil de resolver”.

Esa es una de las mayores subestimaciones que he escuchado en mucho tiempo.

Incluso antes de que estallara la guerra, algunos tipos de fertilizantes habían duplicado su precio, otros lo habían triplicado y algunos incluso lo habían cuadruplicado.

Hace unas semanas, compartí lo que me dijo una persona del sector sobre los precios de los fertilizantes. Advirtió que muchos agricultores de todo Estados Unidos simplemente no podrán cultivar maíz este año porque no será rentable debido al aumento de los precios de los fertilizantes.

Y ahora es probable que los precios de los fertilizantes suban mucho más.

Esto es realmente una pesadilla.

Dentro de seis meses, es probable que veamos disturbios por alimentos en todo el mundo.

Mientras tanto, la crisis energética mundial entra en un nuevo capítulo muy alarmante.
Según USA Todayel 30 por ciento de todo el gas natural que utiliza Europa procede de Rusia

Rusia representa más del 30% del gas que necesita Europa para la calefacción de los hogares, la industria y la generación de electricidad, y otras posibles fuentes de suministro no están suficientemente preparadas para colmar la brecha si el gas ruso se reduce, dicen los analistas de Rystad Energy.

Europa es absolutamente adicta al gas ruso, y sin él la vida normal de muchas ciudades europeas se detendría rápidamente.

Hay quienes sugieren que las importaciones de gas natural licuado de Estados Unidos podría ayudar mientras la guerra está en marcha…

El suministro de gas natural licuado traído por barco desde Estados Unidos ha ayudado a aliviar parte de la escasez de gas en Europa este invierno, pero es caro.

Mientras tanto, los precios del gas natural en Estados Unidos son aproximadamente un 60% más altos que hace un año, según Rystad.

Lamentablemente, los precios del gas natural en todo el mundo van a seguir subiendo.

Al igual que los precios del propano.

Al igual que los precios del carbón.

Y el precio del petróleo pronto dejará el umbral de los 100 dólares por barril en el espejo retrovisor para siempre.

Joe Biden dice públicamente que hará todo lo que pueda para mantener bajo el precio de la gasolina, pero mientras tanto su administración está trabajando muy duro “para congelar los nuevos contratos de perforación de petróleo y gas”

Mientras los precios del petróleo siguen subiendo vertiginosamente, ayudados ahora por la invasión rusa de Ucrania, el gobierno de Biden sigue luchando con uñas y dientes para congelar los nuevos contratos de perforación de petróleo y gas, incluso después de que un tribunal fallara en contra del gobierno por utilizar una métrica para estimar “el coste social de las emisiones de carbono” para justificar su medida.

A pesar del fallo del tribunal, la administración de Biden ha detenido los nuevos arrendamientos y permisos para la perforación federal de petróleo y gas, informó esta semana la MSN.

Así que cuando pronto estés pagando siete dólares por un galón de gasolina, recuerda quién te hizo esto.

Todo está cambiando, y los meses que se avecinan van a ser extremadamente difíciles.

Creo que Mike Adams resumió muy bien la situación actual cuando advirtió que nos dirigimos a un “colapso total“

En total, estos factores se combinan (alimentos, guerra, combustible, inflación, moneda, etc.) para crear un colapso total del mundo que una vez conocimos. Olvídate de la comida asequible o de la entrega justo a tiempo de cualquier cosa. El mundo está a punto de volverse extremadamente incómodo, caro y roto. Las interrupciones de la cadena de suministro empeorarán MUCHO de aquí en adelante, y el crimen se va a disparar absolutamente por pura desesperación. Esperen ver turbas que saqueen las tiendas de comestibles a plena luz del día. Los robos de coches se dispararán. Los asaltos a viviendas se convertirán en algo habitual, incluso fuera de las ciudades, ya que las bandas de saqueadores llegarán a los suburbios.

Ya en 2013, publiqué una novela titulada “The Beginning Of The End” (El principio del fin) en la que describía específicamente el insano entorno social en el que pronto nos encontraremos.

Muchas de las cosas sobre las que yo y otros hemos estado advirtiendo durante tantos años están empezando a suceder justo delante de nuestros ojos.

Realmente nos dirigimos a un desmoronamiento de pesadilla de la sociedad, y todos nosotros seremos sacudidos hasta la médula mientras sucede.