Científicos orinandose de pánico en sus cotonas advierten sobre los efectos de la inevitable guerra nuclear entre EE.UU. y Rusia

Científicos orinandose de pánico en sus cotonas advierten sobre los efectos de la inevitable guerra nuclear entre EE.UU. y Rusia

Rusia lleva meses amenazando de provocar del fin del mundo a Occidente en medio de las crecientes tensiones por la invasión de Ucrania por parte de Vladimir Putin. El mes pasado, el Kremlin advirtió que Europa desaparecería en un apocalipsis nuclear: un ataque verbal en respuesta a los aliados occidentales que prometían más armamento para proteger Ucrania.

 

Los peligros de una guerra nuclear

Pero ahora, una nueva investigación advierte que si ocurre la guerra nuclear entre Rusia y los EE.UU., desencadenará una “Pequeña Edad de Hielo” que durará miles de años. Las tormentas de fuego liberarían hollín y humo en la atmósfera superior que bloquearía el sol y provocaría la destrucción de los cultivos agrícolas en todo el mundo. En el primer mes después de la detonación, las temperaturas globales promedio descenderían unos 10 grados centígrados. Esto sería mucho peor que la Edad de Hielo más reciente, que duró más de 100.000 años, reduciendo las temperaturas globales en unos -12 grados centígrados y que provocó la extinción del mamut lanudo antes de que terminara hace 11.700 años.

El estudio se basa en múltiples simulaciones informáticas regionales y a gran escala.  La autora principal, la Dra. Cheryl Harrison, de la Universidad Estatal de Luisiana, dijo que no importa quién ataque a quine, ya que una vez que el humo se libera en la atmósfera superior, se propaga globalmente y afecta a todos.

Sin embargo, la invasión rusa de Ucrania ha puesto al mundo al borde de una guerra nuclear en cualquier momento, y este estudio es el primero en proporcionar un escenario realista del impacto ambiental si alguien pulsa el botón nuclearActualmente nueve países tienen más de 13.000 armas nucleares, según el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo. El análisis muestra que las temperaturas del océano caerían rápidamente y no volverían a su estado anterior a la guerra, incluso después de que se disipe el humo.

guerra nuclear entre eeuu rusia - Científicos advierten sobre los efectos de una guerra nuclear entre EE.UU. y Rusia

A medida que el planeta se enfriara, el hielo marino se expandiría en más de 10 millones de kilómetros cuadrados y hasta 2 metros de profundidad, lo que a su vez bloquearía los principales puertos, incluidos Pekín, Copenhague y San Petersburgo. Luego se extendería a las regiones costeras y evitaría el transporte marítimo a través del hemisferio norte, mientras que llevar alimentos y suministros a algunas ciudades como Shanghái, donde los barcos no están preparados para enfrentar el hielo marino, se volvería imposible.

La caída repentina de la luz y la temperatura del mar, especialmente desde el Ártico hasta el Atlántico Norte y el Pacífico Norte, mataría las algas, la base de la red alimentaria marina. Los investigadores dijeron que la pesca y la acuicultura se detendrían por la creación de ‘esencialmente una hambruna en el océano’.

Nada que hacer

Uno de los modelos simula a EE. UU. y Rusia usando 4.400 armas nucleares de 100 kilotones para bombardear ciudades y áreas industriales. En este caso, los incendios expulsarían 150 teragramos de humo y carbono negro que absorbería la luz solar. Otro modelo muestra a India y Pakistán detonando 500 armas nucleares de 100 kilotones, lo que generaría de cinco a 47 teragramos de humo y hollín. El coautor del estudio, el profesor Alan Robock, de la Universidad de Rutgers, señaló que la guerra nuclear tendrá consecuencias nefastas para todos.

“Los líderes mundiales han utilizado nuestros estudios previamente como un impulso para poner fin a la carrera de armamentos nucleares en la década de 1980, y hace cinco años para aprobar un tratado en las Naciones Unidas para prohibir las armas nucleares”, dijo Robock. “Esperamos que este nuevo estudio aliente a más naciones a ratificar el tratado de prohibición.”

guerra nuclear entre eeuu y rusia - Científicos advierten sobre los efectos de una guerra nuclear entre EE.UU. y Rusia

Los cálculos también demuestran la interconexión de los sistemas de la Tierra, especialmente frente a las perturbaciones de las erupciones volcánicas, los incendios forestales o la guerra. Y no es solo la amenaza de una guerra nuclear lo que podría tener tales efectos en la Tierra. Las erupciones volcánicas también producen nubes de partículas en la atmósfera superior y, a lo largo de la historia, han tenido impactos negativos similares en el planeta y la civilización.

Y lo peor de todo es que no hay nada que podamos hacer al respecto, por lo que es importante cuando hablamos de resiliencia y cómo diseñar nuestra sociedad, que consideremos lo que debemos hacer para prepararnos para los impactos climáticos inevitables. Los océanos tardan más en recuperarse que la tierra. En el peor escenario entre Estados Unidos y Rusia, es probable que lleve décadas en la superficie y cientos de años en la profundidad. Los cambios en el hielo marino del Ártico probablemente durarán miles de años y serán efectivamente una ‘Pequeña Edad de Hielo Nuclear’. Los ecosistemas marinos serían devastados tanto inicialmente como en el nuevo estado de los océanos, lo que generaría impactos globales a largo plazo en la pesca y otros servicios. El estudio ha sido publicado en la revista científica AGU Advances.

Esperemos por el bien de la humanidad nadie se lo ocurra apretar el botón nuclear. Aunque viendo como está el mundo, no sería ninguna sorpresa.

¿Estás preparado para sobrevivir a una catástrofe nuclear?

Via MEP