"Está más que claro que mi presidenta Michelle Bachelet lo hubiera hecho muchísimo mejor que el Piñera": exvocero de Gobierno, Marcelo Díaz

"Está más que claro que mi presidenta Michelle Bachelet lo hubiera hecho muchísimo mejor que el Piñera": exvocero de Gobierno, Marcelo Díaz

Dice estar disponible para ser candidato a la Presidencia de la República, que la oposición debe actuar unida en los desafíos electorales que vienen, pero sólo si hay acuerdo programático, y que los parlamentarios del Chile Vamos “ven como un lastre" a Sebastián Piñera.

El exvocero de gobierno de Michelle Bachelet, ex PS, ex gobernador, ex embajador de Chile en Argentina y hoy diputado por el movimiento UNIR del Frente Amplio, Marcelo Díaz, sostuvo que ella hubiera manejado mejor todo lo que vive Chile actualmente, a poco más de un año del denominado estallido social del 18 de octubre; pandemia incluida.

A un año de la firma del acuerdo que permitió el plebiscito que abrió la puerta a la redacción de una nueva Carta Magna, a través de una convención Constitucional, Díaz habla con nosotros.

-Durante el estallido social se habló del “no son 30 pesos, sino 30 años”, donde se incluye al gobierno de Bachelet, pero, si esta misma crisis social hubiese ocurrido durante ese periodo, ¿considera que la ex presidenta lo hubiese manejado de mejor forma?

-De partida, la agenda del Gobierno se hacía cargo de eso, de que habíamos avanzado en el crecimiento económico, pero no habíamos logrado cerrar las brechas de inequidad. La agenda tenía tres vectores, mayor igualdad, menos abusos y menos privilegios injustificados, de ahí la agenda de probidad, la Reforma Tributaria, la Reforma de Educación o la de las Pensiones , que fue rechazada en la Cámara de Diputados. Lo dijimos en el Gobierno, hay una declaración expresa, lo digo como vocero: ‘el objetivo del programa de Bachelet es aumentar los niveles de inclusión social porque de lo contrario estamos sentados en una bomba de tiempo’. Dicho y hecho.

-Entonces…

-Esa sensibilidad estaba presente, en el programa de la Presidenta, que muchas veces no contó con la colaboración activa de su propia coalición y, por cierto. con la oposición enconada de la derecha y de los empresarios, que creo que hoy muchos se arrepienten de no haber apoyado el proceso constituyente que pusimos en marcha. Estaba en la sensibilidad de la propia presidenta como la razón que la motivó a presentarse al segundo mandato.

-En suma, ¿cree que ella hubiera manejado mejor esta situación?

-Sí, creo que sí. Primero por su conexión con la realidad y su comprensión de cuál era la deuda con los chilenos, la inequidad el abuso, la injusticia. Ese era su objetivo. No lo olvidemos que el Presidente Piñera dijo un par de días antes del estallido social que Chile era un oasis. Ella nunca hubiera dicho una cosa como esa, ella siempre dijo que aquí hay una realidad injusta que tenemos que cambiar, para eso volvió a un segundo Gobierno.

Lee también: ¿Doctora Bachelet? Aquí la verdad 

Solo en el Gobierno

-¿Considera que los partidos del oficialismo están más ordenados que la oposición de cara a lo que se viene?

-Son menos actores, eso facilita las cosas. Tienen menos matices y la verdad que no veo tantas diferencias como las que a veces existen entre la UDI y Evópoli, creo que son la misma matriz, sí que hay una diferenciación al interior de RN. Pero, aunque bajo la mirada de los pactos aparezcan menos dispersos, tienen una fractura ideológica muy profunda. Además, teniendo que hacerse cargo, y eso estará en las campañas, de ser el sostén de uno de los peores gobiernos que ha tenido Chile, como es el actual, a tal punto que lo han abandonado en varios proyectos y ocasiones. No hay equipo político que sea capaz de ordenar a la coalición detrás de la agenda de gobierno. No hay un embarco de los partidos o parlamentarios de derecha de respaldo a su gobierno porque lo consideran un lastre.

-¿Piñera ha dejado solo a sus parlamentarios o los parlamentarios han dejado solo a Piñera?

-Lo primero que pasó es que el Gobierno no logró conectar con Chile, previo al estallido tenemos una colección de declaraciones de sus ministros que demostraban lo lejos de la realidad y el estado de ánimo de la sociedad chilena, un gobierno que vivía en una burbuja. Jamás fue capaz de sintonizar, hasta hoy, los vimos en el debate del 10%, como los parlamentario de derecha repetían lo mismo que nosotros, que las medidas del Gobierno para apoyar a la ciudadanía en la pandemia han sido insuficientes e ineficaces y que por eso han tenido que apoyar los dos retiros que se han aprobado en la Cámara. Primero, la burbuja del gobierno que no le permitió conectar con Chile, esta homogeneidad socioeconómica hasta del gabinete del Presidente Piñera. Ante la incapacidad del Gobierno de ofrecer una ruta clara para enfrentar el estallido social, como la pandemia, los parlamentarios deciden tirar la esponja y abandonar el gobierno.

-Entonces, ¿Piñera está sólo?

-Sí, no veo ni siquiera que el llamado a la unidad a su coalición haya tenido efecto.

Oposición

-¿Cómo está la oposición de cara a la elección de constituyentes? ¿Mejor que antes del Plebiscito?

-Creo que sí, pero solo si somos capaces de comprender el significado de la rotunda votación a favor de la convención constitucional, porque había dudas dado la confusión de nombres, la falta de información, la precariedad de la campaña, iba a ser comprendida por los ciudadanos o iba a tener una distancia de esa magnitud respecto de la convención mixta. Eso significa que la gente tiene conciencia de lo que estaba votando, en consecuencia hay un mandato muy claro de esperar que en esa convención no estén los mismos de siempre y haya renovación y recambio.

-¿Considera que la ciudadanía hoy tiene confianza en apoyar a candidatos a constitucionales que representen a partidos?

-Hay gente que sí y gente que no. Probablemente, no hay aun plena conciencia de cual es el impacto que va a causar el estallido social en la evaluación y el apoyo electoral a las distintas fuerzas políticas, eso no se despeja con la votación del Plebiscito, por que ahí era dual. Por eso, el desafío de los pactos es doble. Nosotros entendemos que una dispersión de las listas en el campo del apruebo son representación de la derecha, pero, al mismo tiempo, tenemos que hacernos cargo de la desconfianza que hay hacia los partidos políticos y de ahí actuar con generosidad. Nosotros hemos dicho que las listas deben abrirse hasta un 70% para representantes del mundo social e independiente o líderes territoriales porque ahí se expresa buena parte del movimiento que abrió este proceso constituyente, desde su propia voluntad. La ciudadanía quiere jugar un rol protagónico y no de espectador.

-Pero, la Convención Constitucional se elige como si fuera un Congreso, con colectividades como base, entonces ¿los partidos tienen disposición real a abrirse o es una pose?

-Es que creer eso es un error garrafal. Si los partidos no son capaces de abrir espacios a la participación del mundo social pueden encontrase con un rechazo electoral y magras votaciones, por eso hay que leer el primer mensaje que nos dio la ciudadanía al votar en un 80% a favor de la convención constitucional. Hay un mandato que si los partidos desoyen van a ser castigados.

Presidenciable

-¿Considera que la figura de Beatriz Sánchez, su pasado como candidata presidencial del FA, le da ventajas sobre otras cartas?

-El FA va a decidir cuál será su esquema para enfrentar el desafío presidencial, no tengo ninguna duda que Beatriz Sánchez, no solo fue una tremenda candidata presidencial, si no que es una tremenda lideresa del FA. Tiene todos los atributos para encabezar otra candidatura presidencial, es la expresión más pura del frenteamplismo, por tanto es una carta muy válida si es que el FA decidiera que ella debe encabezar el desafío presidencial por nuestra parte.

-Pero, si hay un acuerdo, ¿Cómo debería ese vínculo con el resto de la oposición?

-Súper simple. Programa y Primarias, en ese orden, porque si hay acuerdo programático, entonces es razonable que tengamos una Primaria todos aquellos que suscriban el mismo Programa de Gobierno.

Marcelo Eduardo Díaz Diaz, nacido en febrero de 1971, dice tener abierto su futuro y como todo político va por el premio mayor: ser el próximo Presidente de la República.

vía BIOBIO