Expertos en pánico luego de confirmar que La Tierra está girando inusualmente más rápido últimamente ¡2020 tuvo 28 de los días más rápidos de los últimos 60 años y prevén algo catastrófico a la brevedad!

Expertos en pánico luego de confirmar que La Tierra está girando inusualmente más rápido últimamente ¡2020 tuvo 28 de los días más rápidos de los últimos 60 años y prevén algo catastrófico a la brevedad!

Muchos de nosotros desearíamos poder superar este año difícil lo más rápido posible. Parece que la Tierra se siente de la misma manera: últimamente ha estado girando inusualmente rápido. 2020 incluyó los 28 días más cortos desde 1960.

 

Los relojes atómicos exponen la velocidad irregular de la Tierra.

La Tierra es un excelente cronometrador: gira una vez cada 86.400 segundos, lo que equivale a 24 horas, o un día solar.

Pero no es perfecto. Cuando se desarrollaron relojes atómicos de alta precisión en la década de 1960, demostraron que la duración de un día puede variar en milisegundos (1 milisegundo equivale a 0,001 segundos).

Antes de que comenzara este año, el día más corto desde 1973 fue el 5 de julio de 2005, cuando la rotación de la Tierra tomó 1.0516 milisegundos menos de 86.400 segundos.

Pero a mediados de 2020, la Tierra batió ese récord no menos de 28 veces. El día más corto de todos llegó el 19 de julio, cuando la Tierra completó su rotación en 1.4602 milisegundos menos de 86.400 segundos.

 

La velocidad de rotación de la Tierra varía constantemente debido al complejo movimiento de su núcleo fundido, océanos y atmósfera, además de otros efectos.

Si la rotación de la Tierra se desincroniza demasiado con el ritmo súper constante de los relojes atómicos, se puede usar un segundo intercalar positivo o negativo para volver a alinearlos.

Desde que se introdujo el sistema de segundos intercalares en 1972, la rotación de la Tierra en general ha sido un poco lenta. Hasta ahora, ha habido 27 segundos bisiestos y todos han sido positivos. En otras palabras, todos han agregado un segundo extra a nuestros relojes, permitiendo que la Tierra se ponga al día.

Sin embargo, recientemente, la Tierra se ha vuelto más rápida y no se ha requerido ningún segundo intercalar desde 2016. Si la rotación de la Tierra continúa acelerándose, en algún momento podríamos requerir un segundo intercalar negativo. Si esto sucede, nuestros relojes se saltarían un segundo para poder seguir el ritmo de la Tierra.

Cómo sabemos que la Tierra se está acelerando

Las mediciones oficiales de la duración del día las realiza el Servicio Internacional de Sistemas de Referencia y Rotación de la Tierra (IERS).

Para determinar la duración real de un día, los científicos del IERS determinan la velocidad exacta de la rotación de la Tierra midiendo los momentos precisos en que una estrella fija pasa por una determinada ubicación en el cielo cada día. Esta medida se expresa como Tiempo Universal (UT1), un tipo de tiempo solar.

Luego, el Tiempo Universal se compara con el Tiempo Atómico Internacional (TAI), una escala de tiempo de alta precisión que combina la salida de unos 200 relojes atómicos mantenidos en laboratorios de todo el mundo.

La duración real de un día se expresa mediante la desviación el Tiempo Universal con el Tiempo Atómico Internacional durante 24 horas.

 

Hay un posible vínculo entre la velocidad de rotación de la tierra y la actividad sísmica y erupciones volcánicas.

Los científicos concluyeron que una desaceleración de la rotación de la Tierra en realidad aumentaría el potencial de grandes terremotos, después de descubrir que aproximadamente cada 32 años hay un aumento en el número de terremotos significativos en todo el mundo.

Específicamente, el equipo notó que alrededor de cada 25-30 años la rotación de la Tierra comenzó a disminuir y que la desaceleración ocurrió justo antes del repunte de los terremotos. Históricamente, la desaceleración de la rotación ha durado 5 años, y el último año provocó un aumento de los terremotos.

Mientras tanto, un artículo científico muy reciente muestra una clara pero compleja interacción mutua de causa y efecto entre las energías involucradas en las variaciones de Duración del Día (LOD), la tasa de deformación de la corteza, la liberación de energía sísmica y la erupción volcánica a escala global.

Los científicos encontraron una correlación significativa entre la ocurrencia de grandes erupciones volcánicas y el patrón de Duración del Día desde el 1750 d.C. En una escala de varios años, la frecuencia de erupciones en todo el mundo aumenta con los cambios de Duración del Día.

Además, la inyección de gases de azufre a la atmósfera durante las grandes erupciones va acompañada de importantes variaciones interanuales del de Duración del Día.

En conclusión, los cambios de estrés inducidos por variaciones de varios años en el giro de la Tierra pueden afectar la actividad volcánica climática; Además, la respuesta dinámica de la atmósfera a las columnas volcánicas puede resultar en cambios globales de la circulación del viento y el clima, con las consiguientes variaciones de la Duración del Día. 

Entonces, si la Tierra comienza a acelerarse nuevamente, también significaría que la ocurrencia de grandes terremotos debería disminuir. La realidad es que también a aumentado la tendencia este 2020 de más erupciones volcánicas y sismos inusuales.

Vía EXTRA