Filtran el real origen de la fortuna de los milmillonarios de Chile

Filtran el real origen de la fortuna de los milmillonarios de Chile

DESCRIPCIÓN DEL GRÁFICO
¿Gracias a papá o por méritos propios? La forma en la que los milmillonarios del mundo han amasado su riqueza da buena muestra del modo en el que funciona un país. En Chile, por ejemplo, el 67% lo ha hecho gracias a la herencia, mientras que en Rusia las conexiones políticas son la causa del 67% de los casos y en Japón la fundación de empresas ha encumbrado al 63%.


Los datos provienen de un estudio publicado en 2016 por el Peterson Institute for International Economics (PIIE), “una organización de investigación independiente sin ánimo de lucro y apartidista dedicada a fortalecer la prosperidad y el bienestar humano en la economía global” de Estados Unidos. A partir del análisis de los datos recopilados por Forbes a lo largo de veinte años (1996-2015), los investigadores del PIIE elaboraron una lista que incluía información sobre la compañía asociada a cada milmillonario y a la forma en la que había accedido al club de los superricos. En el primer año analizado, en la lista apenas aparecían 40 países; en 2015, 70.


Las conclusiones fueron principalmente tres: una, que en los mercados emergentes el número de multimillonarios está creciendo a un ritmo mayor que el resto del mundo; dos, que la riqueza proviene cada vez más de méritos propios y no de herencias; y tres, que existen importantes diferencias regionales. El sudeste asiático es hoy en día el centro del emprendimiento mundial, mientras que Oriente Próximo y el norte de África son las únicas regiones donde la riqueza heredada está creciendo y cada vez menos fundadores de empresas llegan a sumar mil millones de dólares.

El estudio también detectó que en Estados Unidos la élite de milmillonarios es mucho más dinámica que en Europa. No en vano, alrededor de un tercio de los estadounidenses heredaron su riqueza, mientras que en el caso de los europeos la proporción asciende hasta casi la mitad. La edad media de un fundador de una empresa superrico en Europa es también veinte años más elevada que en Estados Unidos. La pujanza de las compañías tecnológicas y financieras en este último explican la brecha.

A nivel global, antes de la pandemia, la riqueza extrema batía récords cada año. La Lista Forbes 2015 incluyó a un total de 1.826 milmillonarios, con un número cada vez más grande de adultos por debajo de los 40 años y mujeres. Pero ¿qué impacto tuvo el coronavirus? A pesar de la paralización de gran parte de la economía mundial durante varios meses y la consecuente crisis económica, lo cierto es que la riqueza de los hogares y de los más ricos no se vio muy afectada. Más bien al revés: según el último informe de Credit Suisse, la riqueza global aumentó un 7,4% en 2020, mientras que la riqueza por adulto creció otro 6%.

Además, el informe también identificó 56,1 millones de millonarios en todo el mundo, 5,2 millones más que un año atrás. El 39,1% están radicados en Estados Unidos, el 9,4% en China y el 6,6% en Japón. No obstante, en algunos países donde la pandemia sigue descontrolada y la llegada de vacunas se está haciendo esperar el número de millonarios decreció, como es el caso de Brasil, India, Rusia o México.

Fuente : https://elordenmundial.com/mapas/origen-fortuna-milmillonarios/

Relacionado :

Los negocios están en el ADN de la familia Luksic. Su historia en Chile se remonta a inicio del siglo XX, concretamente a 1900, cuando el abuelo paterno, Policarpo Luksic, llegó a Antofagasta desde Croacia, buscando nuevas oportunidades dado que en la isla de Brac, donde vivía, la filoxera había afectado las parras, sustento principal de la familia.

Esa herencia se sumó a la que llegaría por el lado materno: Policarpo se casó con Elena Abaroa, hija de un importante industrial y agricultor del norte, Andrónico Abaroa. De él aprendió el gusto por los negocios, reconodió muchas veces Andrónico Luksic Abaroa.

El primero llegó cuando era muy joven. A su regreso de estudiar en Francia, comenzó a trabajar en un concesionario de Ford. En eso estaba cuando tuvo que hacer de traductor de unos franceses socios de la mina Portezuelo, quienes no tenían las mejores relaciones con los otros propietarios. Después de un tiempo, aburrido de ser intérprete intermediario -y siempre con el ojo puesto en la minería-, le ofreció a uno de los socios comprarle una participación del 25%. Esta aumentaría después a más del 60%, pero el negocio no era bueno, contó muchas veces el patriarca del clan Luksic.

Sin buscarlo, un día apareció un grupo de japoneses interesados en comprar la mina. Le ofrecieron quinientos mil. Luksic Abaroa sacó sus cuentas y aceptó. Lo que no sabía -y que siempre reconoció como un golpe de suerte-, fue que eran US$500 mil -y no $500 mil- una suma enorme para esa época.

[​IMG]
Fuente : http://www.economiaynegocios.cl