Las profecías Nostradamus y Parravicini, más vigentes que nunca y las que se vienen.

Las profecías Nostradamus y Parravicini, más vigentes que nunca y las que se vienen.

Benjamín Solari Parravicini, artista argentino, nació 394 años, 7 meses y 22 días después que Michel de Notre-Dame‘Nostradamus’, médico francés más. Capricho de la matemática o del destino, al pintor y al doctor los separan exactamente 144.144 días entre sus nacimientos. Sin embargo, si la cifra habla de casi una eternidad, sus predicciones les unen en la memoria colectiva y su legado, ahora relacionado con el COVID-19, les hace estar más vigentes que nunca.

Son tiempos en que las personas buscan un por qué a lo que viven e intentan encontrar alguna razón que acaso les brinde algo de tranquilidad, soporte anímico frente a la pandemia. Una razón de ser del latiguillo sobre el que se echa mano para recobrar la calma: “estaba escrito”.

tags

Nostradamus (apodo del médico nacido en Saint-Rémy-de-Provence, Francia), predijo hasta la llegada de COVID-19 en su libro ‘Les Propheties’, donde 942 cuartetas poéticas incluyen todo tipo de primicias. Y Solari Parravicini, cuya obra integran sus ‘Dibujos proféticos’, llevados a la literatura en un libro editado en 1972 que narra su vida, complementa aquellos adelantos con potentes sentencias fechadas a partir de 2000, acompañadas de ilustraciones espeluznantes sobre la muerte surcando la superficie del planeta. A tono con lo que la humanidad vive día a día desde el lockdown global y el aislamiento social preventivo.

Hitler, Torres Gemelas, COVID-19…

Resulta más que significativo que Nostradamus haya predicho, entre otras cosas, la pandemia actual, el ascenso al poder de Adolf Hitler (“de lo más profundo del Occidente de Europa, de gente pobre un niño nacerá, que por su lengua seducirá a las masas, su fama en el reino de Oriente más crecerá”, escribió en la Centuria III, cuarteta XXXV.), e incluso la caída de las Torres Gemelas, episodio que sacudió al mundo entero (“cinco y cuarenta grados el cielo arderá, fuego acercándose a la gran ciudad nueva: al instante, gran llama esparcida saltará”, texto que pertenece a la cuarteta XCVII de la Centuria XI). Su libro se publicó por primera vez en 1555 y se convirtió en una biblia futurista conforme han ido sucediendo los hechos.

tags

En referencia al COVID19, el apartado Century 2:53 anuncia: “La gran plaga de la ciudad marítima. No cesará hasta que se vengue la muerte. De la sangre justa, condenada por un precio sin delito”. Si bien Wuhan, no es una “ciudad marítima” ni pertenece al litoral, la cronología del coronavirus marca que la enfermedad se remonta a un mercado de mariscos, dato que los expertos dedicados a este ámbito consideran suficiente para demostrar la relación entre el escrito y los episodios.

2020, año bisiesto

Solari Parravicini hace referencia al desastre que llegará en un año bisiesto, y 2020 lo es. De acuerdo con Nostradamus, será un año especial porque llegarán terremotos catastróficos en América, si bien no se refirió a países específicos. Catástrofes naturales ya se han vivido en Australia en el amanecer de este ya convulso año pese a que apenas han transcurrido 3 meses y menos de 20 días. La crisis económica a la que alude quien fuera considerado un “adivino” en su tiempo, ya se ha desatado. Y no es difícil dilucidar cuál es la gran potencia que está resbalando frente a la actual situación.

Las profecías del médico son material recurrente de estudio y hasta de debate. El fin del mundo no llegó en 1999, como hubo quien sugería hace 30 años. La fecha verdadera ha pasado a ser el año 3797. Y más allá del propio Nostradamus, y de Solari ParraviciniSylvia Browne, escritora norteamericana nacida en 1936 y fallecida en California en 2013, predijo que “alrededor de 2020, una enfermedad grave similar a la neumonía se extenderá por todo el mundo, atacando los pulmones y los bronquios y resistiendo todos los tratamientos conocidos”.

En un mundo que marca y subraya el derecho y la necesidad de que las mujeres estén defninitivamente en condición de igualdad, tenía que ser -y debía ser-, natural además, que se sumara una profetisa al círculo selecto para que la clarividencia deje de ser propiedad absoluta de los hombres.

Sylvia Browne, la profetisa

El libro de Sylvia Browne se llama ‘Fin de los días: predicciones y profecías sobre el fin del mundo’, y se encuentra en el Top 3 de la lista de no ficción de Amazon. La predicción de la escritora nacida en Kansas tiene un aspecto positivo más allá de un bonus track lúgubre: “casi más desconcertante que la enfermedad en sí será el hecho de que de repente desaparecerá tan rápido como llegó, atacará nuevamente diez años después, y luego desaparecerá por completo”.

En cuanto a Nostradamus, el médico francés, al que sólo le faltó hablar de la importancia capital de los barbijos o “tapabocas”, predijo que en 2020 “aparecerá una gran plaga que atacará a la humanidad”. En los últimos años han sido varios de sus augurios los que se han cumplido, amén de sus aciertos durante el siglo XX. El asesinato del presidente John Fitzgerald Kennedy en Estados Unidos, la muerte de Lady Diana Spencer, primera dama del Reino Unido, y mucho más atrás en el tiempo, el surgimiento de Napoleón Bonaparte y el Imperio Francés.

tags

Nostradamus, y la escritora Sylvia Browne.

Según Nostradamus, este año el Reino Unido tendrá un nuevo rey. La lectora y el lector pensarán en que Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido, ha pasado una semana internado en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Saint Thomas de Londres, en donde tras recibir el alta médico, aseguró que “los médicos me han salvado la vida”. Más allá de que Johnson hará bien en cuidarse, cabe pensar en que la Reina Isabel cumple este 94 años este martes 21 de abril. La predicción del galeno caduca el 31 de diciembre.

Nostradamus avisó que durante este año en curso iba a haber muchas curvas. Una gran recesión económica a raíz de la caída de una gran potencia, un viaje al espacio -lo cual no sería tanta novedad, a menos que el tour sea para comenzar a poblar otros lugares lejos de la tierra y para huir de nuevas pandemias-, una posible guerra, y la caída de Donald Trump. En este sentido, las próximas elecciones presidenciales en Estados Unidos se realizarán el 3 de noviembre.